11/05/2006

Au revoir



"Si un hombre saca el ojo de otro hombre, su ojo debe ser arrancado;
si rompe los huesos de otro hombre, sus huesos deben ser rotos".
(Código de Hammurabi)
***






3 comentarios:

Samuel dijo...

O lo que es lo mismo, el ojo por ojo y el diente por diente de la ley del Talión. Todavía hay quien dice que la pena de muerte no es justa. Claro que es justa. Tú has cometido un crimen y tienes que pagarlo. A este hombre no se le puede ahorcar veinticinco veces, con una basta, pero sí que es justicia. ¡Faltaría más!

Otra cosa es que en los regímenes democráticos, por su naturaleza civilizada, permitan cierta benevolencia con una condena similar, como la cadena perpetua o los treinta años de prisión. Se quejan muchos de tendencia anarquista (gran parte de la izquierda española actual recoge aspectos de esa ideología) de que estos sujetos ya no tienen medio para reintegrarse a la sociedad. Pero tengamos en cuenta que hablamos de un asesino, un hombre público, un dictador, y cuando se llegan a ciertos extremos, es porque ya se ha desaprovechado muchas oportunidades de volverse para atrás. Quien ha matado 148 personas me parece bastante digno de muerte. Otra cosa es que se le perdone la vida. Y aun así seríamos injustos.

Algunos que quieren ser más papistas que el papa. Lo que más me llama la atención es que quienes consideran a De Juana Chaos un hombre aceptable pidan la salvación de Sadam. En materia moral se dijera que son altamente misericordiosos, que es lo mismo que decir que son injustos. Un Estado tampoco debe permitirse el lujo de no castigar al culpable.

Un cordial saludo,

Samuel.

Daniel dijo...

El sátrapa va a recibir por fin su justo castigo. Para la progresía europea sería mejor condenarle a 20 años de prisión, pobrecillo. Y tenemos a ZP, el de la alianza de los incivilizados, diciendo que como en la UE no hay pena de muerte, él está en contra. Que se lo diga a los miles de árabes de varias nacionalidades que torturó y asesinó este demente fascistoide.

vitio dijo...

Yo soy partidario que los delitos se tienen que cumplir en vida, y nunca mediante la pena de muerte.
Un saludo!