12/26/2006

¿La victoria de la democracia?

"Todos los partidos políticos tratan ahora de explotar la angustia ante el socialismo para fortalecerse. [...] Como doctrina de cambio en el acceso a la propiedad, el socialismo resulta lo más lejano al pueblo: y sólo si alguna vez tiene en sus manos la llave tributaria, merced a una gran mayoría parlamentaria, les meterá mano con impuestos progresivos a los príncipes del comercio, la bolsa y el capital, y en la práctica creará lentamente una clase media que pueda permitirse olvidar el socialismo como una enfermedad superada".

FRIEDRICH NIETZSCHE

4 comentarios:

dErsu_ dijo...

Pues parece que nos hemos quedado con un mal crónico.

O S A K A dijo...

una de las incoherencias del socialismo -añado- es que, al mismo tiempo que profetiza un cambio de paradigma, tiene avidez de dinero

todo su poder evocador carece de fuerza: en el plano de la realidad, busca, utiliza, derrocha, roba dinero

exactamente el vicio que le supone al capitalismo, y sacrificando la libertad del pueblo a cambio de una hipotética vida futura

pero hoy dinero, mañana libertades

mañana que nunca llega

por definición

y ahora que me demuestren dónde el cambio de paradigma

n a c o

Anónimo dijo...

al final todo me parece un desafortunado montaje para tratarnos como niños

será que muchos lo somos

un afectuoso saludo

n a c o

Samuel dijo...

Uno de los principales errores del socialismo es que se basa en la idealización del proletariado. Al personalizar en la división de clases (burguesía-proletariado) le restan importancia al dinero, que es lo que corrompe al hombre, y no hay hombres incorruptibles, ni burgueses ni proletarios.

De ahí que toda la doctrina del socialismo, marxismo institucionalizado, traiga tan fatales esperpentos de supuesta igualdad en la Unión Soviética. El liberalismo, si bien reduce la moral al terreno de lo privado, se mantiene dentro de los límites de un sistema libre y tolerable.

Un saludo,

Samuel.